Hipersensible, haciendo de mi discapacidad una fortaleza

 

Ser hipersensible es sentirse más fuerte, vivir todo intensamente, reaccionar de forma exagerada, llorar mucho. Ser hipersensible es convertirse en un sensor de ondas, una esponja, muchas veces necesitada de calma después de haber vivido días llenos de encuentros, ruidos, sensaciones. Es también, a veces, saturar. Ser hipersensible es compartir emociones, ver que hay algo escondido, analizar mucho, adivinar intenciones. Ser hipersensible es sentirse perturbada y querer adaptarse siempre. Pero ser hipersensible también significa ponerse en el lugar de los demás, comprender cuándo las cosas van mal e intentar ayudar. Ser hipersensible puede ser tan hermoso, es caminar en conexión, haber conservado el alma de tu hijo, seguir tu corazón, vivir de sentir, divertirte, aventurarte en universos desconocidos solo por curiosidad.


 

Testimonio :

Cuando era joven, tenía grandes rabietas, caía en una profunda tristeza por nada y quería recoger a todos los gatos callejeros del vecindario con los que me sentía "conectada". Con cada una de las crisis (de bipolaridad) de mi madre era como si alguien me apuñalara. Si bien parecía que mi hermana se le estaba escapando, quien emocionalmente manejó el lío bastante bien, no podía soportar ver sufrir a mi madre. A los nueve años descubrí por primera vez que llevaba a mi hermana en el vientre. Yo supuse. De adolescente, cuando estaba bien acosar a los más débiles, me ponía en peligro para defenderlos. Por la noche, sintiéndome incomprendida, me espantaba escribiendo textos morbosos en mi diario. A los dieciocho años, en busca de otra cosa, acabé descubriendo, en el mundo de la noche, gente con la misma sensibilidad que yo. Al principio pensé que había encontrado a mis semejantes. Pero, aunque este nuevo séquito me entendiera en muchos puntos, el importante, la sensibilidad, siempre estuvo asociada a patologías mucho más graves: esquizofrenia, paranoia, trastorno bipolar... Mal rodeada, caí rápidamente en la coca y el alcohol, la vida me parecía tan poco  interesante o demasiado difícil de soportar. A los veintitrés años, al no reconocerme ni en estos psicóticos hipersensibles ni en personas más racionales, acabé creyéndome que estaba sola en el mundo. Así que cedí a las llamadas del resto de mi familia para que me "normalizaran". Para sufrir menos, para ser aceptada, reprimí mi verdadera identidad. En ese momento, nadie hablaba de hipersensibilidad. Se pensaba que yo era bipolar, como mi madre. Quería demostrarles que estaban equivocados. A los treinta años, unos meses antes de una boda que no estaba preparando, mi ex, un corazón puro, me dejó para "devolverme la libertad". Lo tenía todo resuelto. Acababa de pasar siete años sin sentirme viva. Poco después, inmersa por casualidad en el ambiente artístico del barrio del Marais, encontré por fin a personas que me comprendían y me aceptaban tal como era, pero sobre todo con las que me sentía segura. Similares, reales. Pero después de cuatro años de felicidad y libertad, todavía no sabía cómo poner en palabras lo que éramos. Fue un psiquiatra, conocido por la noche después del segundo parto, quien primero me dio este "diagnóstico". Fue un verdadero shock. Qué alivio, a los treinta y cuatro años, finalmente entender cómo funciona y estar tranquila al mismo tiempo. No estaba loca, como pensaban algunos miembros de mi familia, sino simplemente hipersensible. Y sí, no, no es exactamente lo mismo. Dejé de sentirme culpable, ya no veo mi hipersensibilidad como una desventaja sino como una fortaleza. No, ser infeliz cuando eres hipersensible no es inevitable.
 
"Disculparte por ser lo que eres cuando sientes que lo que eres daña.
Pero lo que somos hay que amarlo, aceptarlo y encontrar personas a las que sublime"

 

 

“Si no reconoces que eres hipersensible, te sientes anormal y culpable y multiplicas los errores. Lo peor que le puedes decir a una persona hipersensible es “sé zen, cálmate. “El hipersensible tiene un don muy preciado, sabe detectar las llamadas “señales débiles” y ser un precursor. Sabe cómo pensar fuera de la caja y tiene una habilidad extraordinaria para sentir lo que la gente está experimentando, sintiendo y esperando”

 

(Fabrice Midal pour Madame Figaro.)

 

La hipersensibilidad está de moda

Gracias al confinamiento, a la sacudida de nuestro modelo de sociedad, y a todos estos trastornos existenciales que esto ha creado en nosotros, la cuestión de su verdadera identidad está hoy de moda. Muchos nos hemos preguntado en los últimos meses. ¿Quiénes somos realmente, en el fondo? ¿Cómo operamos? Muchos artículos sobre hipersensibilidad, tan poco descritos hace unos años, eclosionan. Cada vez son más las personas que consultan, se expresan, se atreven a hablar de sus angustias, de sus miedos y de su forma muy particular de abordar los acontecimientos de la vida. Y muchos se descubren, pues, como yo, con gran alivio, hipersensibles y no locos. Todavía se estimaba en un 15% de la población mundial hace apenas veinte años (fuente: Elaine N Aron: Esas personas que tienen miedo de tener miedo: entender mejor la hipersensibilidad) hoy seríamos un 25 y un 30% (fuente: Saverio Tomasella).

Sí, la búsqueda de tu verdadero yo está de moda y ¡mucho mejor! Dejemos de escuchar a los aguafiestas, los celosos y los de mente cerrada, si quieren seguir viviendo en un mundo sin amor donde reinan el control, el juicio y el miedo, es su elección, no la nuestra. . Vamos a conocernos, te hace mas feliz, mas pacifico y mas tolerante, te lo prometo ❤

 

a la menthe france missud hypersensibles

 

¿Qué causa la hipersensibilidad?

Desde un punto de vista científico, más aceptado en Occidente, y aunque no existen muchos estudios puramente biológicos sobre el tema, la hipersensibilidad se explicaría por una mezcla de factores genéticos Y ambientales. Por lo tanto, habría heredado el gen molesto de mi madre y no de mi hermana, que nació de los mismos padres. Pero, si hubiera sido adoptado, si no me hubiera criado esta madre, inadecuada para el trabajo, ¿habría desarrollado una hipersensibilidad tan grande? No estoy seguro. Y, si hubiera experimentado más trauma, ¿me habría vuelto bipolar? Los expertos no tienen muchas respuestas al respecto. Sin embargo, aunque no saben muy bien cómo explicarlo, muchos no dudan en desprestigiarnos. En 2021, incluso algunos la consideran, todavía, como una patología y reclaman su tratamiento... También encontramos un sinfín de artículos que nos explican que la hipersensibilidad no existe y que somos unos llorones. En Francia a menudo se nos ve como débiles, buscadores de excusas, visionarios.
Pero entonces, ¿qué hacer con todos estos parecidos que notamos cuando nos encontramos entre nosotros? ¿Y quiénes son ellos para hablar por nosotros?


Desde un punto de vista espiritual, más prevalente en el resto del mundo, la hipersensibilidad sería nuestro estado normal. En algunos países asiáticos o latinoamericanos se acepta, incluso se fomenta. Según su filosofía, todos los fetos desarrollarían hipersensibilidad y factores ambientales, factores familiares, traumatismos, nos harían rechazarlo o no. Los grandes sabios mueren por encontrarlo. Habrás adivinado que me inclino más por ese lado de la teoría.

 

¿Por qué es tan difícil ser hipersensible en nuestra sociedad?

Por lo tanto, nacer hipersensible en nuestra sociedad occidental racional y no espiritual se considera más bien una desventaja. Cuando podemos ser nosotros mismos, somos niños. Nos reímos, nos reímos, nos divertimos, somos felices sin nada, optimistas, ingenuas, amables, juguetonas, ilusionadas. Y eso realmente molesta a las tres cuartas partes de la población que no trabaja como nosotros. Incluso nos molestamos también, los hipersensibles han rechazado su verdadera naturaleza. Ah, no, no estamos muy bien rodeados, podemos decir eso. Para ellos, siempre somos demasiado o no somos suficientes. En esta sociedad de juicio, de actuación, es muy difícil tener una sensibilidad agudizada. El hipersensible no entiende lo que se le reprocha, se siente herido, desamorado y se rebaja a ser aceptado. Muchas personas hipersensibles, a fuerza de desvalorizarse, acaban teniendo una autoestima muy baja y caen en depresiones, adicciones o incluso conductas suicidas. Sin embargo, el mundo necesita nuestra hipersensibilidad tanto, si no más, que su racionalidad.

 

Haz de tu hipersensibilidad una fortaleza

Pero, si podemos agradecer a la población racional por haber construido nuestras ciudades y dirigido nuestras sociedades, podemos agradecer a la población sensible por haber sabido apaciguar los debates, sanar las heridas y crear arte y filosofía. ¿Qué sería de un mundo sin música, sin libros, sin belleza? Todo esto se lo debemos a los hipersensibles.

Cuando el hipersensible nace en una familia donde se siente aceptado, cuando el cuerpo docente sabe resaltar sus capacidades, cuando logra aceptarse a sí mismo, el hipersensible puede cambiar el mundo, hacerlo evolucionar. Las grandes corrientes de pensamiento de la Grecia Antigua o del siglo XVII así lo demuestran. La filosofía ha hecho posible mejorar la vida, cambiar mentalidades, proteger a las minorías.

Dotado de una fuerte capacidad de empatía, el hipersensible quiere compartir, defender las injusticias, amar. Si se siente confiado, seguro, escribirá, inventará, debatirá para hacer las cosas, para intentar hacerse entender, para difundir sus ideas. Y siempre alentará a otros a hablar para liberarse. La mirada diferente que tiene sobre la belleza de la naturaleza, del ser humano, lo empuja a viajar, a conocer, a crear, a la música, al arte, al amor, a ayudar al prójimo, a hacerlo más feliz. Además de las profesiones artísticas, por lo tanto, se encuentra a menudo en las de la salud o en el trabajo humanitario. Vive plenamente, comparte, ayuda, crea, así florece lo hipersensible. Y si logra rodearse de gente que lo comprenda y lo acepte y dar un paso atrás con los que se dicen "más racionales", para no dejarse comer por los juicios, los pervertidos narcisistas o los casos perdidos, lo conseguirá. Expresando sabiamente toda su energía, el hipersensible creará un mundo, el suyo, el de su entorno, más bello, más justo, más pacífico.

“Esto es lo que nos hace palpitar en la relación amorosa y amistosa con nuestros hijos. Eso es lo que hace que viendo una buena película, un cuadro, una pieza musical, un atardecer, un hermoso paisaje, uno pueda transportarse. Es lo que da sal a la vida, sabor a la existencia... ¡sí, es un verdadero tesoro! Y nos hace inteligentes. Y único también. Es un gran bien para la felicidad, para la alegría, para la convivencia y para compartir porque no buscamos la felicidad para nosotros mismos, mirándonos el ombligo, sino realmente una alegría compartida, una especie de sentido de celebración, una vida chispeante. Una especie de encantamiento diario. (Saverio Tomasella)

 

Algunos consejos para manejar mejor tu hipersensibilidad

- dejar de creer que es una debilidad: la hipersensibilidad es una ventaja. Nos permite ver más cosas, comprender mejor a nuestro prójimo y al mundo en general.

 

 

- no querer controlar las emociones, no luchar contra tu verdadera naturaleza, dejar ir, dejar que sus emociones se expresen a medida que vienen

- aceptarse, aprender a amarse, querer hacerte bien.

- tómate un tiempo para ti, descansa, permítete momentos de calma, escucha a tu cuerpo

- Confía en tus instintos: si no te sientes una persona, una habitación, un trabajo, una situación: huye, lejos. Al contrario, rodéate de personas solidarias, en el compartir, con las que la relación sea equilibrada: no das más de lo que recibes.

- Piensa en ti primero. Deja de intentar salvar al mundo entero.

 

Si este artículo te ha permitido reconocerte, entonces digo bienvenidos inadaptados, frikis, gente atípica, no, no estás solo, y sobre todo: ¡viva el amor y la libertad!

 

 

 

*Libros : Elaine N Aron : ces gens qui ont peur d'avoir peur. Mieux comprendre l'hypersensibilitté

Fabrice Midal : suis-je hypersensible ?

Saverio Tomasella : hypersensibles, trop sensibles pour être heureux ?

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados